REZAR EN ADVIENTO. 16 DE DICIEMBRE

Sofonías 3, 1-2. 9-13 La ciudad opresora. No escuchó mi llamada…

Dios nos habla. Insiste. Vuelve a insistir. Nos convertimos en insensatos si no lo acogemos. ¿Continuaremos encerrados en nuestros esquemas mezquinos, agarrados a nuestro egoísmo? Insistimos en ser felices lejos del amor verdadero. Cuando Dios nos habla, algunas veces nos encogemos de hombros. Archivamos el Evangelio en la carpeta de las cosas bonitas e inútiles.


Estoy lleno de miedo, Señor. Varias veces no te escuché. Muchos días he vivido sin hacer caso de tu Evangelio. Y tú no dejaste de amarme, de enviarme señales de tu ternura, de invitarme a cambiar. Gracias, por no abandonarme.

editorial CCS 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s