REZAR EN ADVIENTO. CUARTO DOMINGO DE ADVIENTO

Lucas 1, 26-38 Alégrate María, llena de gracia, el Señor está contigo

Alégrate, María, porque la belleza salvadora del Dios que salva se va a hacer niño dentro de ti. Alégrate, María, porque los tiempos antiguos se están acabando. Alégrate, María, porque Dios todopoderoso quiere contar contigo y depende de tu “sí”.


Estoy llegando al fin de este camino de Adviento. Con María, con Juan Bautista, con los profetas aprendí a confiar más en ti, Dios de esperanza. En ti hay motivos para estar alegre. Razones grandes. Más fuertes que la oscuridad de los días o que mi pecado y mi desamor.

Editorial CCS 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s