INICIAMOS LA CUARESMA

QUE TE SIGA SIEMPRE,  SEÑOR

Inclinando la cabeza por aquel momento

divino y humano, leal y radical,

en que tú la inclinarás por mí desde la cruz.

Que recuerde que, sin Ti, nada soy

y que, contigo, puedo ser rescatado

de tantos males que queman mis entrañas

y consumen mis anhelos más divinos

 

QUE TE SIGA SIEMPRE, SEÑOR

Cargando con mi cruz, y con la de los demás.

Soportando el peso de la que me agrada

y llevando adelante aquella que se me resiste.

Echando una mano a la del vecino

y no cortando trozo a la que va conmigo

QUE TE SIGA SIEMPRE, SEÑOR

Y consciente de mis debilidades

sepa que, antes que nada,

soy polvo y pequeñez.

Para que sólo así,

sabedor de mis limitaciones,

pueda entender que el camino hacia la Pascua

exige mi conversión y mi entereza,

mi disposición y mi apertura,

mi oración y mi caridad sin tregua,

mi contemplación y mi silencio para tu Palabra.

QUE TE SIGA SIEMPRE, SEÑOR

Que lo haga por esta vereda de la Cuaresma

que, antes que nada,

es apartado de penitencia,

oasis de sobriedad y de serenidad,

monte desde el que se ve la silueta de tu cruz,

desierto que me arranca la cizaña de mi alma,

vida que se enfrenta a la muerte que me ronda,

fe que reclama mi coherencia y mi firmeza.

Contigo, Señor, hacia la Pascua

AMEN

IMG-20150218-WA0009

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s