¿Para qué tanto, Señor?

¿Por qué tanto empeño en salvarme,

cuando a veces pienso que no estoy perdido?

¿Para qué tanta sangre, si –tal vez- no le doy valor?

¿Por qué una cruz, si seguimos sin mirar al cielo?

¿Por qué un corazón tan blando,

cuando el nuestro es tan severo?

¿Para qué un estandarte de amor en Jesús,

 si nos vamos por lo placentero?

¿Por qué tanta generosidad,

si encuentras cerrazón?

¿Para qué tu pan,

si no lo saboreamos con fe?

¿Por qué tu vino,

si preferimos otros vasos menos sangrientos?

¿Para qué una pasión,

si vivimos sin compasión?

¿Por qué un calvario,

cuando preferimos la vida fácil?

¿Para qué subir a Jerusalén,

si preferimos los felices valles?

¿Por qué Cristo en la cruz,

si es mejor vida de luces y no de cruces?

¿Para qué alzar la mirada,

cuando nos seduce la simple bondad de la tierra?

¿Por qué, Tu, oh Dios,

te desprendes de lo que más quieres,

si somos insensibles a tus esfuerzos redentores?

Muchas preguntas, Señor,

para una única respuesta:

POR EL GIGANTESCO Y DESCOMUNAL AMOR

CON EL QUE TÚ NOS AMAS, SEÑOR.

¿Hay mayor felicidad que esa?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s