¡CON MI IGLESIA, CREO EN TI, SEÑOR!

Abriré las puertas, cuando me llamen a tiempos y a deshoras

y, aun con incertidumbres o dudas,

proclamaré que estás vivo y operante.

Que, en mis miedos y temores,

me das la valentía de un león

para hacer frente a mis adversarios.

 

¡CON MI IGLESIA, CREO EN TI, SEÑOR!

Ven, Señor, y como a Tomás muéstrame tu costado

no para que crea más o menos

sino para sentir un poco el calor de tu regazo.

Ven, Señor, y como a Tomás, enséñame tus pies,

no porque desee verlos taladrados

sino porque, al contemplarlos,

conoceré el precio que se paga

a los que desean andar por tus caminos

Ven, Señor, y como a Tomás, dame tus manos

no para advertir los agujeros que los clavos dejaron

sino para, juntando las mías sobre las tuyas,

comprender que he de ayudar al que está abatido,

animar al que se encuentra desconsolado

o servir con generosidad,

a todo hombre que ande necesitado

 

¡CON MI IGLESIA, CREO EN TI, SEÑOR!

Porque, sé que, los Apóstoles

débiles y santos, con virtudes y defectos,

nos han dejado esta Iglesia que es Madre y sierva.

Santa y pecadora, grande y pequeña.

Rica y pobre, pero esplendorosa

por la alegría de tu Pascua Resucitadora

¡ALELUYA, CREO CON TU IGLESIA, EN TI SEÑOR!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s