V Domingo de Pascua

SIN TI, NADA, SEÑOR

Siento que soy algo, y resulta que soy poco y nada

y, después de afirmarlo,

veo, Señor, que me creo, grande e imprescindible.

¿Cuándo entenderé que, sin Ti, no hay luz ni vida?

¿Cuándo comprenderé que, si me separo de Ti,

mi vida es fracaso y pena sin gloria?

Sí; Señor.

Sin Ti, aunque no me lo crea a veces,

siento que soy nada y que me aguarda la nada.

Perdóname por las veces que rompo contigo.

Por aquellos momentos en que, siendo solo hombre o mujer,

alardeo de ser un “dios” pequeño.

Perdón, mi Señor, vid del sarmiento de mi vida:

por presentarte frutos de segunda o de tercera,

cuando tu esperabas de mi vida…algunos de primera.

Acompáñame, Señor, y aliméntame con tu Palabra:

que sea savia que corra por mis venas cristianas.

Auxíliame con tu Gracia,

y corta todo aquello que hace estériles mis caminos.

 

SIN TI, NADA, SEÑOR

Es imposible dar lo que uno no tiene.

Es difícil regalar lo que uno quiere para sí.

Es utopía ver al otro como hermano, siendo adversario.

Mas, contigo, Señor,

uno ofrenda hasta lo que no tiene,

no mide lo que su mano enseña

y, antes que odio,

se que he de contestar con un amor sin límites.

Ayúdame, Señor,

a permanecer unido a Ti: TU ERES LA VIDA

a pensar unido a Ti: TU ERES EL PENSAMIENTO

a caminar unido a Ti: TU ERES EL CAMINO

a trabajar unido a Ti: TU ERES EL FUTURO

a amar unido a Ti: TU ERES EL AMOR

a mirar hacia el cielo: TU ESTAS EN LA ETERNIDAD

Sin Ti, nada, Señor….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s