Segundo Domingo de Curesma

Quiero subir a la montaña.
Padre, quiero subir a la montaña como Pedro, Juan o Santiago, como Jesús. Subir sabiendo que voy hacia tu encuentro, para estar Contigo sin prisas, para gozar de Ti, sabiendo que eres Tú quien colma mi deseo, para sentirme amado y saberme vivo para este amor.
Padre quiero en la montaña vaciarme de mis pecados y llenarme de Ti y de tu Palabra. Pero que no me acomode, que no te pida como Pedro construir esa tienda para quedarme a solas contigo, en el refugio de tu regazo, que no te pida parar el tiempo de la felicidad, para evitarme dolor o conflictos.
Padre, que te pida sentir tu compañía en las horas bajas, pero no que me las evites, que te pida sentir tu fuerza para vivir la vida, con mis hermanos, para ser constructor de tu Reino.
Padre que suba la montaña, para bajarla lleno de Ti, rebosando de tu mensaje de Amor, fortalecido… pero que la montaña de mi oración sea fuente de mi compromiso, fundamento de mi misión, no excusa para quedarme quieto ni para construir el bien violentando, para perder los medios por el fin.
Padre que en tu montaña me sienta amado para amar, servido para servir, esperado para esperar, perdonado para perdonar, mirado con compasión para llenarme de misericordia…

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s